Los alcances del seminario “Pequeños: Mundos Gigantes”

Por: Manuel José Carvajal Aparicio.

Docente Lengua Castellana Colegio Arquidiocesano San Pancracio – Funade.

manuelcarvajal@sanpancracioo365.educamos.com

“Pequeños: Mundos Gigantes”; un seminario virtual ofrecido el día 15 de agosto por la Fundación Arquidiocesana de Educación como espacio de diálogo, aprendizaje y de formación docente. Fue orientado por Johanna Duarte, Licenciada en Educación Básica con Énfasis en Ciencias Sociales, Especialista en Humanidades y Educación Inicial, asesora de SM Colombia; buscaba reflexionar acerca del desarrollo de los niños en el mundo de hoy, y cómo ellos viven cada una de sus experiencias en su etapa de crecimiento y desarrollo, fortaleciendo sus dimensiones como seres únicos e integrales.

Por todo lo anterior, el propósito general de este artículo es una aproximación a los alcances del seminario, donde propende relatar aspectos trascendentales desde la mirada de los que se inclinan por este tipo de formación.

Al iniciar la jornada de manera virtual, Duarte explicó a los asistentes la connotación de este seminario: “Se piensa que los niños son pequeños y se les limitan todas sus potencialidades, por eso pequeños, pero no se percibe la grandeza que tiene cada chico y lo que debe explorar, por eso mundo gigantes”.

En este orden de ideas, a partir de tres consideraciones se aborda el seminario: ¿Para qué potenciar el desarrollo de los niños y las niñas? ¿Qué se busca potenciar? ¿Cómo potenciar desde ERE (Educación Remota Emergente)?; y que a la luz de los postulados, se resuelven mediante el desarrollo de aspectos o procesos concretos, fundamentados en la teoría, metodología y legalidad:

En lo que atañe, al primer proceso: ¿Qué es la educación inicial?:

Duarte por medio de una pregunta problema, “¿Cuáles son los momentos de la infancia que surcan en esta etapa?”, interactuó con los interesados en este seminario. El anterior interrogante, es una forma hipotética de referirse a los datos diacrónicos y sincrónicos de la educación inicial en Colombia, tales como: en 1930, surge el primer kindergarden de carácter privado; prácticas pedagógicas de educación preescolar cuyo fin marcó la preparación de los infantes para la primaria con mecanismos de estimulación temprana, entre otros. De manera breve, realizó en este aspecto un recorrido histórico y un repaso a los principios legales, referentes y lineamientos que han establecido los entes que velan por la infancia en estos escenarios de educación inicial.

En este primer proceso, es primordial hacer referencia a los principios de la educación inicial: individualidad, sentido pedagógico, acogida y bienestar, interacción, participación y corresponsabilidad, puesto que se conciben como una experiencia o clave que se adoptan conforme al contexto de cada niño frente al maestro o educador inicial.

En lo que respecta, al segundo proceso de lo que Duarte llama un viaje por el mundo galáctico, nos encontramos frente al desarrollo integral infantil en primera infancia y cómo se está concibiendo, con la finalidad de conocer las nuevas pautas pedagógicas que se están dando. Duarte citando a Cinde (2014), mencionó que el desarrollo infantil es un proceso progresivo y aclara que a los niños no se les estimula, sino que se les desarrollan las capacidades infantiles, puesto que ellos deben sentirse seguros y cuidados.

En este aspecto, la expositora insistió en comprender de la mejor manera el desarrollo infantil, puesto que el educador debe estar en función de las capacidades del niño, y asimismo, considerar momentos de conexión social de la infancia y aislando conocimientos negativos desde las palabras, lo físico y lo socioemocional.

En cuanto al tercer proceso, aborda “los ejes de trabajo pedagógico”, que son tips o experiencias para los educadores iniciales, considerando que los maestros deben más allá de los números y letras, pensar en los lazos afectivos y sociales fuertes de los infantes. Por lo tanto, estos ejes deben generar: seguridad, confianza, identidad, autonomía y participación. 

En lo que concierne al cuarto proceso: actividades rectoras de la primera infancia, donde se destaca la gamificación, la literatura y la exploración del medio. Los juegos deben tener una intención pedagógica que generen escenarios integrales y se muestren como experiencias del disfrute, donde el juego, la literatura, la exploración del medio y el arte, sean formas primordiales y lúdicas a través de las cuales los niños y las niñas se relacionan para darle sentido y construir sus propios significados y representaciones de la realidad, pues a través de estas actividades, los infantes se desarrollan y constituyen pilares de la educación inicial.

En conclusión, se debe seguir pensando en proyectos a partir de seminarios como “Pequeños: Mundo Gigantes”, puesto que siempre mantienen a los interesados en estas experiencias pedagógicas, actualizados, especialmente, en estos tiempos donde la virtualidad juega un papel fundamental en los criterios educativos, y también, la importancia de cómo contribuir al desarrollo integral del niño y la niña desde estos nuevos ambientes, de los que hace tiempo se hablaba, pero que ahora son esenciales y tangibles.